La pandemia ha traído consigo una auténtica revolución, no solo a nivel sanitario. En el ámbito laboral, ha supuesto un paso hacia adelante para la mayoría de las organizaciones que han implementado el teletrabajo como una opción que ha venido para quedarse. 

Las nuevas tecnologías, la deslocalización de los emprendedores digitales y el fomento del trabajo a distancia, frenan el abandono de los jóvenes que veían como el padrón de su pueblo disminuía año tras año, y acelera la migración de las grandes ciudades a zonas que prometen la posibilidad de disfrutar de una mejor calidad de vida.

El papel de las nuevas tecnologías, claves para el teletrabajo

Tradicionalmente, la gente joven abandonaba su ciudad de origen para realizar sus estudios y forjar un futuro laboral en alguna gran ciudad. Durante décadas ésta ha sido la fórmula para acceder al mundo empresarial o crear tu propio negocio, pero ahora la situación ha cambiado.

El papel de las nuevas tecnologías ha sido fundamental en un año que, tal y como afirmaban desde la plataforma Zoom, el número de usuarios que se dieron de alta en los tres primeros meses de 2020 fue mayor que en todo 2019 (2,22 millones frente a 1,99 millones de usuarios).

Congresos virtuales, webinars, videoconferencias, la nube… Es evidente la importancia de las herramientas tecnológicas para la transformación digital y el desarrollo empresarial. Sin ellas, sin la capacidad para almacenar datos que permiten a los usuarios acceder a todo tipo de información desde cualquier parte del mundo y en cualquier dispositivo, el teletrabajo no sería posible.

Trabajo en remoto, conciliación y slow life

Según un informe elaborado por PwC, otros beneficios del trabajo a distancia son la reducción de costes – tanto para empresas como empleados -, el aumento de la productividad, y un mayor equilibrio entre vida laboral y conciliación familiar. De hecho, según el informe, tan solo incrementando el tiempo trabajado desde casa un día más a la semana, se alcanzaría un ahorro de €3,9 millones anuales, y una reducción en las emisiones de CO2 equivalente a 605,5 millones de kg por año.

Estas ventajas son las que han llevado a cada vez más personas de la ciudad al campo o a la playa. La posibilidad de poder trabajar desde cualquier rincón ha provocado que muchos trabajadores cambien su estilo de vida y abandonen el ritmo frenético de las grandes ciudades para disfrutar de una slow life. Atrás queda el estrés por el atasco para llegar a la oficina, el alto coste de un alquiler por un pequeño piso de 40 metros cuadrados, o la pérdida de tiempo por las largas distancias que hay que recorrer para llegar de un lado a otro.

Tal y como se extrae del estudio realizado por Adecco Group Institute sobre la evolución del teletrabajo durante la pandemia, actualmente 2,86 millones de españoles trabajan desde casa. A pesar de que estas cifras están a años luz de otros países como Holanda, Suiza o EE.UU, supone un incremento del 74,2%  – respecto a los registros antes de la pandemia  – y un número record para España.

incrementando el tiempo trabajado desde casa un día más a la semana, se alcanzaría un ahorro de 3,9 millones anuales, y una reducción en las emisiones de CO2 equivalente a 605,5 millones de kg por año

PwC

Caudete, una pequeña población manchega es un ejemplo de cómo el teletrabajo ha acelerado la migración. La localidad, de apenas 10.000 habitantes, acoge a jóvenes emprendedores que gestionan varios e-commerce situados en Italia, Francia u otras localidades españolas. 

Talamanca del Jarama, a 30 kilómetros de Madrid, ha sido el destino que Bea y Pedro han elegido para cambiar su estilo de vida. De un piso en la ciudad de apenas 50 metros cuadrados en el que vivían con su Jack Russell y su hija de tres años, a un antiguo hotel rural que han transformado en hogar.

Ana, es de Cádiz y después de pasar el confinamiento encerrada en un piso de la capital con su novio y otras dos compañeras de piso, la revista para la que trabaja le ha ofrecido la posibilidad de poder disfrutar del mar y teletrabajar.

Cádiz, Huelva, la sierra de Madrid, zonas de Galicia, Castilla y León, Extremadura… Cada vez más personas buscan mejorar su calidad de vida gracias a la oportunidad que ofrece el teletrabajo. Este retorno a ciudades más pequeñas y zonas que estaban abocadas, en algunos casos a su desaparición, está reactivando la compra de vivienda, rejuveneciendo zonas prácticamente despobladas y ofreciendo un estilo de vida que, además de ser más respetuoso y sostenible, hace que las personas trabajen más felices.

Pero para empezar esa nueva vida es necesario un pequeño sacrificio antes: UNA MUDANZA. Sabemos lo tedioso que puede llegar a ser el proceso completo de una mudanza, pero en Mudanzas y Portes Adrián te ayudamos en todo el proceso para que no tengas que mover ni un dedo. Tan solo elegir el día y decirnos dónde dejar cada caja. Solicítanos tu presupuesto sin compromiso y te daremos el precio más competitivo del sector con el mejor servicio.


Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.